Tener una página web que cargue rápido debería ser una prioridad para cualquier negocio, por dos razones.

1.- El impacto positivo que puede tener en la relación del usuario con tu web o, más bien, el impacto negativo que una carga lenta puede tener.

2.- El efecto que la velocidad de una web tiene sobre el posicionamiento en buscadores como Google.

Hay estudios que demuestran que medio segundo más en el tiempo que tarda el navegador en mostrar una página provoca una caída del 20% en el tráfico.

Para tiendas de comercio electrónico, el impacto de una carga lenta puede ser incluso más grave. Amazon informó de que un retraso de 100 milisegundos en el tiempo de carga de sus páginas podría conducir a una caída del 1% en sus ingresos. Cuando eres Amazon y tus ingresos anuales del último año fueron de 74,5 billones de dólares, ese 1% tiene un impacto muy real.

Los visitantes de webs tan conocidas como Google y Amazon son benevolentes ya que visitan esas webs por el valor del servicio que ofrecen, sea el acceso a un gran supermercado de productos o los resultados de un buen buscador. ¿Quién te dice que un visitante que llega a tu web por primera vez será tan indulgente cuando se enfrente a una página lenta?

Esto significa, en el mejor de los casos, que si tu web no carga tan rápido como debería, estás corriendo el riesgo de alejar a potenciales clientes, incluso antes de que hayan tenido la ocasión de saber de qué va tu empresa y en todo caso estás perjudicando tu posicionamiento web respecto a otras empresas de la competencia que tengan web más optimizadas y que estén en servidores más rápidos.

Siempre que se pueda hay que diseñar bien la web y escoger un buen proveedor de alojamiento. Dejando a un lado la importancia de la geolocalización, si es posible habría que escoger un VPS o servidor dedicado para huir del handicap que supone estar en un alojamiento compartido con otras webs. Desde mmteam.controldedominios.com podemos asegurar que un buen SEO empieza por tomar acertadamente algunas de estas decisiones.

No es ningún secreto que Google está teniendo en muy en cuenta el tiempo de respuesta de los servidores para determinar en que lugar de la lista de resultados de búsqueda irá tu web.

Una página lenta no solo da mala sensación a los usuarios. Además ve perjudicado su posicionamiento web y por tanto reducida su visibilidad. Aunque este es sólo uno de los muchos factores que Google tiene en cuenta en su algoritmo para evaluar una web, deberías centrarte en la velocidad de tu página como parte de los esfuerzos para optimizarla de cara a buscadores (SEO).

Pues bien… ¿Qué puede estar ralentizando la web y cómo solucionarlo?

Un servidor de poca calidad

Una de las muchas razones por las que tu web podría no estar cargando tan rápido como debería es tu servidor. La empresa de hosting elegida, así como el tipo de servicio contratado pueden tener un importante impacto en el funcionamiento de una web.

Antes de elegir un alojamiento, tienes que informarte bien de su funcionamiento, conocer su reputación. También tienes que entender los diferentes tipos de alojamiento que existen para saber cuál es la mejor opción para tu web.

Recuerda que si necesitas asesoramiento en este sentido podemos ayudarte sin ningún compromiso. Entra en mmteam.controldedominios.com

Un mal diseño web o una mala elección del desarrollador

Una página mal construida puede afectar negativamente al tiempo de carga. Las páginas desarrolladas en CMS como Joomla y WordPress suelen ejecutar gran cantidad de código y realizan numerosas peticiones a las bases de datos. El número y tipo de plugins, componentes o módulos instalados también puede ser un handicap.

Se debe mantener un equilibrio entre la estética, la funcionalidad y la optimización web pensando en el SEO. Parece algo obvio pero muchos desarrolladores web aficionados parecen no tenerlo en cuenta.

 

Archivos demasiado grandes

Imágenes u otros archivos sin optimizar pueden aumentar el tiempo de carga de la web. Por ejemplo… Casi todos sabemos que usar imágenes con más de 72 puntos por pulgada sería absurdo ya que en entorno web no se apreciará una gran diferencia visual por más que usemos imágenes con mucha resolución. Esto se cumple en gran medida, sin embargo, muchso sitio web utilizan adaptadores automáticos (redimensionadores) de modo que partiendo de la imágen original la adpatan a las dimensiones necesarias según la maqueta de cada página. Esto implica que siempre se usa el origina y además se consumen más recursos por tener que hacer el proceso de adaptación.

Por suerte existen múltiples herramientas que pueden ayudar a evaluar el tiempo de carga de la web y descubrir que elementos están causando problemas. Aunque sin duda el mejor consejo que podemos dar para cualquier propietario de una web que no esté muy familiarizado con estos conceptos es que se asesore con un buen profesional.

Algunas herramientas gratuitas que se pueden utilizar son:

– Web page test

– Google Pagespeed Insights

– Pingdom

– Website Speed Test

Fuente

Soy un Profesional de la ingeniería con experiencia en la planificación, gerencia y construcción de proyectos multidisciplinarios involucrados en el sector construcción y telecomucaciones teniendo como objetivo central el de desarrollar mi carrera profesional aplicando mis conocimientos y aptitudes orientados al desarrollo e implementación exitosa de proyectos. Gerencia de proyecto, planificación ,diseño y elaboración de ingeniería de detalle, construcción y activación de proyectos de redes de CATV, HFC (hibrid fiber-coaxial) ,SDH y Fibra óptica en canalización aérea y subterránea.
Desarrollador web de sitios web basados en tecnologías de software libre: PHP, MySQL,HTML, WordPress,Joomla, Magento, Js.
Bilingue (español e ingles), Libre Pensador y Apasionado corredor de asfalto y montaña.